No nos gustan los vándalos en ningún sitio, pero en el Camino de Santiago, y especialmente en el Primitivo, que siempre ha sido una pequeña joya escondida, patrimonio de auténticos peregrinos por su dureza y nivel de exigencia física, menos aún. Sin embargo, desde hace un tiempo estamos encontrando algunas muestras de vandalismo en zonas del Camino Primitivo cercanas a nuestros albergues.

 

A finales del pasado mes de marzo, apenas un mes después de instalados los nuevos mojones en Ferreira y los kilómetros anteriores y posteriores, nos encontramos el mojón que se encuentra a la entrada de Ferreira así:

 

Mojón del Camino Primitivo a la entrada de Ferreira, casi recién instalado, ya pintarrajeado por alguien irrespetuoso

 

Y hoy mismo, pocas semanas más tarde, hemos encontrado que alguien ha arrancado el azulejo con la concha jacobea del muro de la Iglesia de San Xorxe de Augas Santas:

 

Vandalismo en la Iglesia de San Xorxe de Augas Santas, en el Camino Primitivo

Detalle más cercano de la misma imagen anterior

 

No sabemos si ha sido algún peregrino con ganas de llamar la atención o llevarse un souvenir del Camino, o quizá algún vecino de la zona con ganas de fastidiar, o simplemente alguien que estaba de paso y que puede presumir de una gran falta de cultura y educación, pero tenemos este mensaje para estos vándalos: pintarrajeen su propia casa, grafiteen la fachada del chalét de sus padres o arranquen los azulejos de su propia cocina, pero ¡dejen el Camino de Santiago en paz! Gracias.